De interés

De ninguna manera se puede despedir a un empleado abruptamente, ya que se tiene que justificar en forma legal la baja de un trabajador, los cuales cuentan con leyes a su favor, Gaspar Quintal

Qué hubo detrás del cierre del Macay

Enviar a un amigo Imprimir

29-07-2021.- Muchas interrogantes han surgido luego del cierre simbólico del Macay, en donde como es natural pensar el que ha salido mal librado son en primer lugar el Gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal y la titular de la Sedeculta, Loreto Villanueva.

Los que llaman públicamente culturicidio como los artistas plásticos, escultores y directivos de la fundación Macay están en todo su derecho de señalar lo que consideran un atentado a la cultura.
Sin embargo, desde su nacimiento de la fundación Macay durante el interinato del gobierno de Dulce María Sauri Riancho y donde resultó beneficiado el proyecto cultural del titular de la fundación Carlos García Ponce, los presupuestos en ese entonces rozaban los 50 millones de pesos que servían para gastos diversos entre ellos el pago de elevadísimos sueldos de un grupo de personas como si los directivos de esta fundación fueran representantes populares, ese fue desde su inicio uno de su principales problemas.
El edificio del Macay se pudo obtener gracias a un comodato entre el Gobierno Federal otorgado a las autoridades del gobierno de Yucatán, un inmueble que hace muchos años le pertenecía a los responsables de la XXXII zona militar quienes luego se trasladaron al sur de Mérida por ser el terreno más amplio y funcional.
Desde entonces diversos artistas plásticos y escultores que en los últimos años han hecho del pasaje la Revolución el escenario perfecto para ser vistas sus colecciones muchas veces causando más asombro que admiración, pues nos acordamos de un artista reciclador de basura y que supuestamente nos entregaba obras de antología, fierros que presuntamente dan forma a figuras que solamente entiende el artista.
Es decir que muchas de estas colecciones son para gente que “piensa en grande el arte” y es por ello que mucha gente pasa de largo y no les interesa en lo más mínimo dichas obras.
Es importante precisar que los gobiernos en turno para no meterse en problemas les seguía autorizando presupuestos bastantes onerosos, por ello la permanencia del Macay contra viento y marea.
El problema estalló específicamente en el 2007 y 2008 en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco cuando varios artistas plásticos exigían un lugar dentro de los espacios del Macay, porque solamente se les daba cabida a los artistas visuales de otras partes del mundo y del interior del país, cero oportunidades a los artistas de la entidad.
Lo cual enojó a los artistas visuales yucatecos y no dudaron en descargar su ira en varias administraciones estatales.
Fue tal la molestia que los artistas plásticos durante el gobierno de Ortega Pacheco, exigieron la renuncia del titular del Macay, Carlos García Ponce por su negativa en apoyarlos, pero afortunadamente en base a un diálogo inteligente que en ese entonces era titular Renán Guillermo González se logró limar asperezas y se logró aperturar los espacios a los artistas de la entidad.
Es importante precisar que el Macay forma parte de la Red Nacional de Museos y el 80 a 85 por ciento del presupuesto estaba a cargo del gobierno del estado y una parte mínima proveniente del gobierno federal ya que por el concepto de las entradas de los visitantes siempre ha sido casi nulo.
Lo irónico y paradójico de este tema, los gobiernos priístas y hasta el de Patricio Patrón Laviada respetaron a los responsables de la fundación Macay y la titularidad de García Ponce a pesar de sus problemas con los artistas de la entidad, y hoy un gobierno de derecha no duda en cerrarles la llave del dinero a pesar de que varios de sus directivos son gente que ha simpatizando por muchos años con el PAN, y hoy lejos de recibir el apoyo respectivo, les niegan a seguirles autorizando un presupuesto en donde los afectados son simple y sencillamente los artistas visuales y plásticos de la entidad, por ello si se puede configurar la palabra Culturicidio pero con las reservas del caso y porque pagan justos por pecadores.
En resumen, un error cultural de dimensiones mayúsculas en donde existen muchos factores y de los que hemos intentado explicar en este artículo, la mejor opinión como siempre la tienen nuestros lectores.


Por EL PRINCIPAL

Galería Fotográfica

Comenta la Nota


 

Por favor llene todos los campos.
Nombre:
Email: (No se mostrará)
Comentario:
   

Temas Relacionados