De interés

De ninguna manera se puede despedir a un empleado abruptamente, ya que se tiene que justificar en forma legal la baja de un trabajador, los cuales cuentan con leyes a su favor, Gaspar Quintal

El poder y aferrarse al mismo por muchos años puede representar una enfermedad mental incurable en donde una persona ya no ve con claridad ni piensa en forma razonable

Enviar a un amigo Imprimir

28-07-2021.- Donde en la mayoría de los casos una persona que desea tener poder y dinero lo hace muchas veces por una ambición desmedida a costa de lo que sea

Hoy día en Yucatán existen varios individuos que detentan el poder de un partido o una institución estatal o federal muchas veces utilizando palancas y métodos reprobables que va en contra de los cánones de la buena conducta como servidor público
Asimismo, queda claro que hoy el poder se logra muchas veces con acciones legaloides, con la compra de conciencias a cambio de dádivas o dinero, un buen ejemplo las pasadas elecciones en la entidad.
El poder se logra hoy día con extrema facilidad pero también se pierde de un día para otro cuando la persona que lo utiliza comete acciones retrógradas e ilegales.
El ciudadano en general no debe confiar en aquellos individuos que de un día para otro se pintan como salvadores o grandes amigos, esos que tienen una sonrisa de oreja a oreja y que todo lo pueden.
Hoy este cáncer está muy acentuado en varios líderes de diversas agrupaciones políticas, gente que a través del mismo obtienen poderosas prerrogativas que una vez que lo tienen en sus manos no lo quieren dejar nunca, pues el dinero lamentablemente transforma a la gente, logra efectos devastadores en mentes débiles y amantes de la obtención de riquezas a través de acciones en su mayoría negativas.
Hoy muchas agrupaciones políticas por citar un ejemplo como el PRI, PRD y otras agrupaciones partidistas que hay en la entidad no son partidos malos, cuentan con estatutos perfectamente elaborados, pero la gente que los dirige solamente se sirven de sus miembros y simpatizantes para amasar grandes fortunas y mangonear a su gente con métodos muy cuestionables
El poder muchas veces corrompe, lastima, hiere y cosecha numerosos enemigos, además de enfermar a la gente convirtiéndolas en guiñapos y títeres de sus oscuras ambiciones.
Finalmente, la gente debe comprender que el poder debe servir para tender puentes, apoyar a la gente que menos tiene, de transformar a una sociedad y eliminar las barreras de la desigualdad social, esos deben ser uno de sus principales valores, de no hacerlo, el poder los absorbe y los destruye a corto plazo.


Por EL PRINCIPAL
 

Galería Fotográfica

Comenta la Nota


 

Por favor llene todos los campos.
Nombre:
Email: (No se mostrará)
Comentario:
   

Temas Relacionados