De interés

Socialista del Sureste realizará este sábado su último paso para convertirse en nuevo partido político

Nada nuevo se espera en las “elecciones internas del sindicato de burócratas estatales”

Enviar a un amigo Imprimir

11-01-2020.- Todo indica que el controvertido líder sindical de los burócratas estatales, Jervis García Vázquez quien desde hace muchos años tiene bajo su cargo una agrupación que ha perdido de manera alarmante en los últimos años sus prestaciones económicas como el bono anual, el bono sexenal estatal de salida y demás logros sindicales tendría a corto plazo la reelección del mismo dirigente se siempre en medio de fuertes dudas y el conformismo de los trabajadores sindicalizados del gobierno del estado.

Nadie pone en tela de juicio que García Vázquez cuando se posicionó como líder sindical en el periodo gubernamental patricista fue todo un acontecimiento, era una persona cercana a la base trabajadora, dispuesta a escuchar y apoyarlos de manera inmediata.

 

Su acercamiento con los representantes de los medios de comunicación se daba muchas veces de manera espontánea, eran los tiempos que Jervis García era considerado amigo, se le respetaba y hasta la gente lo admiraba, sin duda alguna era un auténtico caballero, una persona muy distinta.

 

Lamentablemente personas de dudosa reputación moral que se pegaron como estampillas al casi eterno líder sindical empezaron a endiosarlo, a lambisconearlo con exceso y sobre todo el no permitirle un día de descanso con tantos chismes y mentiras sobre lo que hacía o no hacían sus agremiados en las diferentes dependencias estatales.

 

Como es lógico en toda agrupación sindical empezaron a surgir de manera natural gente que deseaba el liderazgo de García Vázquez, sobre todo en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco quien intentó frenar su liderazgo sindical pero no pudo debido a que en esos tiempos tenía el apoyo de su gente y de los medios de comunicación, a pesar de que Dulce Peraza Sánchez resultó una contrincante de miedo pues en un tiempo récord logró juntar muchos partidarios.

 

De esta forma, con el paso del tiempo surgió también el caso de Silvia Maldonado Cárdenas, quien inició una precampaña que luego por malas artes y cambios de última hora en los estatutos no se le permitió el participar de manera limpia, pues se le solicitaba un número exagerado de firmas y con ello sus ilusiones quedaron truncadas.

 

Posteriormente, Dulce Peraza Sánchez volvió a la carga en una nueva elección sindical, pero al igual que Maldonado Cárdenas y por un error que no midió antes de su inscripción no pudo competir y de nueva cuenta García Vázquez volvió a imponerse por segundo proceso consecutivo sin elección alguna.

 

Empero, debido que era el final del gobierno rolandista, vino la pérdida de imagen a pasos agigantados, el escándalo de una aportación económica de más de 1 millón de pesos al sindicato, el no hacer válido la entrega del bono sexenal estatal y con ello la imagen de esta agrupación sindical echó por la borda lo que se había ganado en un principio.

 

Peor aún fue el inicio del presente gobierno donde fueron dados de baja decenas de trabajadores sindicalizados de nuevo ingreso que fueron recomendados  de última hora del gobierno rolandista, además de que la presente administración estastal investigó a fondo lo relativo al bono anual y otras prestaciones económicas que se perdieron de manera abrupta debido a que nunca fueron firmadas oficialmente en las condiciones generales de trabajo sino que se entregaban por usos y costumbres.

 

Hoy ser un trabajador sindicalizado no garantiza la permanencia, pues cuando un jefe decide su baja no hay quien lo impida, pues lamentablemente los líderes sindicales ya no pelean ni luchan por nadie.

 

Los trabajadores sindicalizados saben que con García Vázquez cuentan con un líder a modo al gobierno estatal y sus derechos se respetarán hasta que su líder quiera o se le antoje al gobierno estatal, recordemos los numerosos despidos de trabajadores sindicalizados durante el cierre de la planta de Jugos del DIF estatal, el sindicato no movió un dedo.

 

Finalmente, la base trabajadora sindicalizada al servicio del Gobierno del Estado sabe muy bien que no hay de otra el seguir con un líder sindical que se vende como su mejor amigo a cambio de permanecer en su base laboral y con eso está dicho todo.

 

 

Por EL PRINCIPAL

 

Galería Fotográfica

Comenta la Nota


 

Por favor llene todos los campos.
Nombre:
Email: (No se mostrará)
Comentario:
   

Temas Relacionados